En Pleno Supermercado, Se Escondió En Una Caja Gigante De Detergente Para No Ser Vista

Esta es una de esas historias que da risa,  en realidad nada tendría que ver que los estratos nos impidan querer ahorrar y alcanzar las mejores promociones en productos para el hogar,  pero algunas mujeres e inclusive hombres queriendo sostener su estatus que sienten pena y vergüenza de ser vistos en lugares populares. 

Esta historia real sucedió  en uno de los tantos supermercados de categoría media dónde encuentras grandes promociones y muy buenos descuentos,en una de las ciudades de Colombia.
Anuncios



En un día cualquiera, Isabelita Sanz De Brigard caminaba con su carrito de compras entre las góndolas improvisadas del supermercado D1, de una de las tantas sedes de categoría, donde la cadena de supermercados se encuentra ubicado,  para brindar a todos los niveles opciones de compra económica.  

Cuando ella vio entrar al supermercado a su amiga del club, Clemencia Uricoechea de Kempostay,  solo opto por lanzarse dentro de una gran caja vacía de detergente. jajajja una reacción bastante chistosa para las personas que estaban en el lugar y no sabían que estaba pasando.



Todo para cuidar la imagen pues la  señora Isabel Sanz De Brigard, reconocida entre las damas del mejor club de la ciudad, por hacer alarde de sus visitas a las más selectas tiendas de los Campos Elíseos y la Quinta Avenida, el solo hecho de encontrarse en un sitio popular, sin decoración y con precios bajos, podría hacerle sospechar a sus conocidos que su situación económica no es la mejor, hecho que ella niega tajante mente después de su estrepitosa caída al fondo de la caja, donde también cayeron al suelo $20.000 pesitos y su carnet de la EPS.

Al respecto, la distinguida señora comentó: “Que quede claro que yo vine acá, solamente porque me interesa comprar acciones de este negocio de Julio Mario, porque una debe ayudar a la gente como uno pues todos tienen derecho y no, como andan diciendo,  porque estuviera interesada en comprar panela o yogurt por docenas, como dicen estos indios. Ni más faltaba.”

“Yo he visto acá a las dos señoras” comentó una cajera del supermercado, “lo que pasa es que nunca habían venido al mismo tiempo.” puntualizó la cajera.

Anuncios

Entre tanto, Clemencia Uricoechea de Kempostay, que obviamente se tuvo que percatar del suceso, manifestó:  “Yo no me di cuenta de nada. Eso sí, espero que ni Isabelita, ni nadie, diga que me vio comprar en el super yo solo estaba de paso.”

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MUNDO CURIOSO 5300679770472710989
Deja Tu Comentario

SÍGUENOS EN FACEBOOK

RECOMENDADOS

LOS MAS VISTOS

LO MEJORES

item