EL HOMBRE SE ENAMORA POR LA VISTA Y LAS MUJERES POR EL OÍDO

Pese a que pueda parecer un tópico, desde el punto de vista psicológico existen notables diferencias entre el amor desde el punto de vista del hombre y de la mujer.
“En occidente el hombre se enamora por la vista y la mujer por el oído”, afirma Enrique Rojas. Según su opinión, las mujeres saben mucho más de psicología y de sentimientos que el hombre y salvo en casos excepcionales de hombres intelectuales o muy espirituales, el hombre se comporta de un modo primario en las relaciones, mientras que la mujer es mucho más secundaria. “La mujer sabe lo que es enamorarse y buscar la belleza interior, mientras que el hombre se queda a menudo en la exterior”, asegura.

Los hombres se enamoran más deprisa que las mujeres,  en efecto, aunque hombres y mujeres son igual de apasionados, se ha descubierto que los hombres se enamoran más deprisa que las mujeres, ya que presentan una mayor actividad en una pequeña región cerebral asociada con la integración de estímulos visuales. “Este comportamiento tiene una función evolutiva ya que los hombres hace millones de años tenían que mirar bien a la mujer para ver si sería una buena candidata para darle un hijo saludable”, asegura Carolina Bayo, coordinadora del taller ‘La química del amor’, que se imparte en la Casa de la Ciencia de Sevilla. 

“En el caso de las mujeres – continúa – estas poseen una mayor actividad en una de las tres áreas diferentes asociadas con la memoria y la rememoración porque durante millones de años, la mujer tenía que recordar el comportamiento del hombre y no le bastaba con mirarle para saber si era buen padre o marido”.

Tal y como explica Eduardo Punset en el libro ‘El viaje al amor’, enamorarse depende en gran medida “de nuestras experiencias y de aprendizajes pasados”. Tanto es así que muchos psicólogos ven en ese deseo de ser amado un retorno a la infancia. El neurólogo de la Universidad Nacional Autónoma de México, Ranulfo Romo, considera que sin memoria no hay concepción del mundo, ni tampoco del amor. “Ante un estímulo externo, la parte primordial del cerebro activa una sensación de bienestar. Para que esta sensación se transforme en un sentimiento de amor o una emoción de felicidad hace falta que el pensamiento se ponga a hurgar en la memoria”. Cuando la mente no encuentra nada en la memoria que pueda compararse al estímulo externo, “entonces nace el amor que fusiona a la pareja”.
ESPERAMOS SUS COMENTARIOS.
Deja Tu Comentario

SÍGUENOS EN FACEBOOK

RECOMENDADOS

LOS MAS VISTOS

LO MEJORES

item